Esta usted en:

Fiestas


El ciclo festivo de Noalejo, muy unido al ciclo agrario, sobre todo el que acontecía en invierno, comenzaba en el año natural con San Antón, festividad en la que concluía asimismo el ciclo de Navidad –la sabiduría popular nos recuerda que hasta San Antón, pascuas son–, fecha en las que se encendían y aún se siguen prendiendo lumbres, en torno a las cuales se cantaba, se bebía y en sus brasas se asaban los chorizos y las morcillas de cebolla que han dado fama a las chacinas elaboradas en esta villa. Desde el primer tercio del siglo XVIII ya se encontraba reglamentada la procesión de San Antón desde su ermita, que pasado el tiempo llegaría a convertirse en una importante romería local en el transcurso de la cual tenía lugar la bendición general de los animales domésticos, y que ya en dicho siglo era tenida como de gran antigüedad, dando lugar a un vigoroso y nutritivo guiso conocido como "olla de San Antón" elaborado con diversas partes del cerdo. 

El 2 de febrero, día de la Candelaria, se siguen encendiendo hogueras en la actualidad. Antaño ese día se conmemoraba la purificación de María, para la cual existía la costumbre de "sacar a la Virgen a Misa", antiguo ceremonial que tras de sí encierra el ritual judío de la presentación de los recién nacidos en el Templo de Jerusalén. Este ritual consistía en procesionar una imagen de la Virgen del Rosario que porta el Niño vestido de mantillas. Al llegar el cortejo todos entraban en la iglesia con la imagen, menos el cura, que esperaba en la puerta con la imagen del Niño. Cuando todos los fieles estaban acomodados en sus sitios, el sacerdote llamaba a la puerta del templo, entrando en él a continuación. Se dirigía hacia la imagen de la Virgen y le entregaba simbólicamente la del Niño. 

Al día siguiente, el 3 de febrero, se celebra San Blas, festividad en la que hay la costumbre de acudir a la iglesia para que se bendigan las tradicionales roscas de pan, algunas de las cuales se siguen guardando como "medicina santa" para cuando algún familiar o vecino padece alguna dolencia de la garganta. Ese día era tenido en otros tiempos como día de ayuno en esta villa. 

Rica en tradiciones era la Semana Santa noalejeña, las cuales parecen emerger en los últimos tiempos. Así, el Martes y Miércoles Santos se representa el "Drama de la Redención" por jóvenes de la localidad, actos que se llevan a cabo en el altar mayor del templo parroquial y en los que se utilizan textos de los evangelios de San Juan y San Mateo. 

El último domingo de abril, ya en el ciclo festivo de la primavera, tiene lugar una romería a la ermita de la Hoya del Salobral en honor de la Virgen de la Cabeza, la cual fue construida en la década de los años sesenta del siglo XX ante la creencia de que el pastor de Colomera, Juan Rivas, a quien según la tradición se le apareció Nuestra Señora de la Cabeza en Sierra Morena, descansó en un altozano próximo que aún hoy se conoce como el cerro de la Virgen. Pero lo cierto es que tras esta devoción mariana y esta romería se ampara toda una manifestación de fe popular hacia el santo Custodio, el más afamado y respetado curandero de la Sierra Sur de Jaén, que vivió y murió en esta aldea.

En mayo, en la festividad de San Isidro –el día 15–, se procesiona al santo patrón de los agricultores hasta el bello paraje conocido como Navalcán, lugar de recreo donde nacen las aguas que abastecen al pueblo. 

En torno al tercer fin de semana de agosto se celebran las fiestas de la Virgen de Belén, en el transcurso de las cuales se procesiona desde su ermita el cuadro con la imagen de la patrona. Para estas fiestas es tradición antigua, la cual ya se encontraba documentada a principios del siglo XVII, el que los mozos corran toros, teniendo el arrojo y la valentía de los primeros capotazos dados por los varones más jóvenes la prueba de valor por la que se abandona la adolescencia y se pasa a ser considerados como hombres por los varones de más edad, entre ellos los propios padres. 

Durante los días 9 al 11 de septiembre se celebra la Feria de Ganado, hoy ampliada también a toda clase de aperos y maquinaria agrícola, y que era, a tenor de documentos de principios del siglo XVIII, la mayor que se celebraba en el reino de Jaén.

 

Galería de Imágenes

 




Ayuntamiento de Noalejo

Información Legal | Accesibilidad