Esta usted en:

Patrimonio Histórico


1.1.            Virgen de Belén
1.2.            Copia de la Sábana Santa de Turín
3.      Ayuntamiento    
 
   Templo religioso ubicado en el corazón de la villa, entre la plaza D. Pedro Menor y la Plaza de España, (anteriormente Plaza del Caudillo). Fue mandado a construir por la fundadora del municipio, Dña. Mencía de Salcedo, dama al servicio de la emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos I y propietaria de un extenso patrimonio tanto en el pueblo como en la comarca, erigiéndose en 1536 y con posterior bendición al año siguiente.
  Noalejo había sido durante la Edad Media frontera entre el reino de Jaén y el de Granada, y tras la conquista se produjo un conflicto jurisdiccional entre los obispos de ambas provincias, interesados ambos en la adscripción de la parroquia. En 1568 el pleito se solventó encargando cautelarmente a la Abadía de Alcalá la Real la tutela espiritual y religiosa del pueblo, mientras que la obligación de construir y mantener el templo correspondía a los titulares de la villa. Esta situación se mantuvo hasta la supresión de la Abadía de Alcalá, en 1851, año en que se integró definitivamente el obispado de Jaén. Doña Mencía de Salcedo concibió la fundación de un santuario en Noalejo con una doble intención: por una parte para albergar a una lujosa colección de reliquias de donación real con la que pensaba convertir su villa en un importante centro de peregrinación y por otra como panteón que albergara su tumba y la de sus sucesores.
      El templo se construyó entre 1570 y 1575, intervino en su elaboración el gran maestro de cantería de origen vasco y vecino de Alcalá la Real, Juan de Lizarza Vizcaíno, quien residió en Noalejo y participó también en la construcción de la Casa-Palacio y el Convento de Ntra. Sra. de la Victoria. Dicho monasterio, habitado por frailes de la Orden de los Mínimos, procedentes de Valladolid, -como la mayoría de los primeros pobladores de Noalejo, ya que la fundadora trajo 50 familias de tal lugar y hoy en día se mantienen dichos apellidos: Lomas y Osorio- comunica con el templo por un subterráneo que se encuentra delimitado frente al altar mayor del templo y en tal convento, descansaron los restos de la fundadora hasta su posterior traslado. Tanto la Casa-Palacio como el Convento, hoy en día es residencia de familias de Noalejo.
Interior Iglesia
   En cuanto a la estructura de la Iglesia, se ha de decir que su planta tiene una estructura de tradición mudéjar. Se forma por una nave rectangular de 17 metros de larga por 9 de ancha, cubierta con bóveda de medio cañón rebajada. La cabecera cuadrada, se cubre con cúpula sobre pechinas destacada en su alzado, donde se halla el altar mayor.
Sagrario
En sendos lados de los cuerpos más cortos de dicha cruz, encontramos en el lado izquierdo una capilla que recoge el sagrario; obra de exquisita talla e interés. En el lado derecho, se encuentra otra capilla con la antiquísima pila bautismal y las imágenes de Semana Santa, tales como: El Santo Sepulcro y la Virgen de los Dolores.
Capilla
  En el lateral derecho se sitúa el emblemático y admirable Nuestro Padre Jesús Nazareno. El rostro del Nazareno es idéntico a la imagen del Cristo de las Tres Caídas de Jaén, que procesiona también en Semana Santa. Para Nuestro Padre Jesús, muchas de las feligresas donaban parte de su pelo para la elaboración de sus pelucas, hasta fechas recientes eran de pelo natural. En esta capilla, también se encuentra expuesto en una vitrina, además de otras magníficas piezas-reliquias, el Santísimo, que procesiona en Semana Santa, unas casullas donadas por D. Leopoldo, un párroco muy antaño. También se encuentra una exquisita reliquia, como es la copia de la sábana Santa de Turín, la cual fue adquirida por la fundadora junto con un cuadro. Esta pieza es muy visitada en la actualidad, ubicándose en Noalejo la tercera de las tres copias existentes en España, y que autores como Julio Marvizón, el Dr. Jiménez del Oso, inclusive el Diario Jaén... han visitado y escrito sobre ella. Actualmente es objeto de estudio en el departamento de antropología de la muerte, de la Universidad de Jaén.
En la cabecera del templo y a ambos lados, en el lado izquierdo de las dos sacristías, se encuentra una dependencia para el vestuario sacerdotal. En el lado derecho, el despacho sacerdotal. Centrándonos en el altar mayor, es de destacar el magnánime y majestuoso retablo aportado por la devota feligresía del municipio. Coronan el mismo las antiquísimas tallas de madera de La reina de los Ángeles y San Marcos, menos longevas son San José y San Antonio. El resto de las características imágenes, exceptuando las citadas, se encuentran en la ermita del municipio. Casi todas ellas, tanto las de la iglesia como las de la ermita, han sido el reflejo de la devoción de sus paisanos a lo largo del tiempo y cada una de ellas cuenta con una particular e intrínseca historia.
Torre Iglesia Noalejo
      Delimitando un poco más las proporciones del templo, éstas son de 17’2 m de largo por 9m de ancho. Se cubre con una bóveda de medio cañón moderna y algo rebajada –actualmente está descubierta la piedra-. La separación entre la bóveda y los muros está marcada por una moldura en forma de talón que anteriormente llevaba unos tirantes de hierro como sujeción. Posteriormente a la iglesia se levantó una torre en el ángulo de noroeste y que actualmente se ha descubierto, por motivo de recientes reformas en las dependencias que conforman una de sus esquinas con vistas a la Plaza de España. La torre, es una pieza sobresaliente de base cuadrada dividida en cuatro cuerpos, sin contar el de campanas. Mediante una moldura en forma de listel; el quinto o de campanas, también cuadrado, aunque de menores dimensiones que los inferiores, abre en cada uno de sus frentes un vano de medio punto y, por último, corona el conjunto un pequeño capitel de base octogonal con pequeñas ventanas circulares.
        Junto a la torre, en el muro de poniente, se levanta la puerta de acceso al templo a modo de zaguán, situándose a pocos pasos otra puerta de entrada de madera y de dobles hojas algo más pequeñas. Pasando esta puerta y ya en el interior del templo, observamos el Coro en la parte superior. Su función es de acompañante cada domingo y en las celebraciones más significativas: Navidades, (en las que jóvenes y menos jóvenes entonan sendos cánticos), Fiestas patronales (la Salve a la Virgen), la Romería de San Isidro (que se celebra una misa campera donde acuden todas las familias antes de las respectivas comidas familiares), etc.,..
Coro
       La cabecera del templo, es un cuadrado de 6,7 m. de lado; se cubre con una elegante cúpula sobre pechinas y en su trastero tiene un hermoso arco donde se ubica el hermoso retablo dorado.
 
      Es de resaltar el lienzo de la patrona: la Virgen de Belén, se materializa sobre un lienzo pintado al óleo, según los expertos que la restauraron hace poco años, se trata de una pintura anónima, probablemente del siglo XVIII. Enmarcada en un marco de plata elaborado en Córdoba y por donación particular, al igual que las posteriores andas de plata incorporadas para procesionaria el tercer fin de semana de agosto de todos los años. Consta de su hermandad junto con la de la Virgen del Rosario. Son dignos de admirar cada uno de los mantos que luce la virgen en diferentes celebraciones, elaborados por personas de la villa, otros confeccionados por petición de los noalejeños. Son de tela de terciopelo y con motivos cosidos con hilos de oro. En el lienzo cuelga un medallón, también de donación particular, que le otorga el calificativo de hermana mayor de la cofradía. Otro de sus atributos, es el de alcaldesa perpetua de Noalejo, por el bastón que luce en sus andas y que cada año el primer día de procesión le hace entrega el alcalde.
            En el estandarte de la hermandad de la Virgen de Belén, se encuentra una corona que tiempo atrás lucía la virgen en el lienzo. Dicha corona fue proporcionada por 3 soldados que volvieron de su lucha en las Guerras Carlistas. Uno de ellos fue Francisco Lomas Morales, quien ostentó los cargos de alcalde y juez de la villa al volver condecorado con dos cruces y como gratitud por su vuelta, para la patrona colaboró con el donativo.
            No contamos con testimonios documentales sobre el surgimiento en Noalejo de esta devoción, pero existe una leyenda muy popular entre los vecinos que dice ser fruto de la aparición milagrosa del lienzo en el Encinar, un despoblado que ocupaba la zona que va desde el Barrionuevo hasta el Barrio de Belén, las escuelas y el cementerio.
            Dicen que fue un pastor el que encontró en el tronco de una encina un rollo de tela bien envuelto que al extenderlo resultó ser una pintura de la Sagrada Familia. Admirado ante la belleza del lienzo lo llevó a la iglesia donde lo colocaron en un altar para que todo el mundo pudiera contemplarlo. El milagro se produjo a la mañana siguiente cuando descubrieron que el cuadro había desaparecido y volvieron a encontrarlo enrollado bajo la misma encina. Dicen que esta escena se repitió durante varios días hasta que los vecinos entendieron que era deseo de la Virgen permanecer en el campo y entonces le construyeron una ermita.
            En la ermita de la población y como dato curioso, se conserva una copia del lienzo parroquial, elaborado por un pintor de apellido Almagro. Dicho pintor tiene descendientes pintores –nietos- en Arbuniel, periodistas en canal sur- caso de Mari Luz Almagro, su nieta-, profesores y catedráticos de matemáticas como su nieto Alfonso Almagro, e hijas que participan en programas de salud. Tal es el caso de la famosa tía Inés, de la “Botica de la Abuela”. Inés trabajó muchos años en un pueblo cercano, en Campillo de Arenas, como manceba de la conocida y querida farmacéutica Doña Concha.
   En Noalejo se encuentran como reliquias dos réplicas de la Sábana Santa de Turín. Cuenta la historia que Doña Mencía de Salcedo, a la muerte de la reina Isabel, recibió en herencia multitud de objetos de considerable valor en reconocimiento a los servicios prestados, entre los que destacan dos réplicas de la Sabana Santa de Turín (estas dos replicas fueron un regalo que le hizo Carlos I a su esposa) posteriormente la dama las llevó a Noalejo. Al morir la reina (1539), Doña Mencía se marchó a Noalejo, hacia el año 1548, donde construyó un palacio, en el cual hicieron un pasadizo que comunicaba el palacio con la iglesia. Este pasadizo sirvió para que Mencía pudiera ir a la iglesia sin necesidad de salir a la calle. Durante las Guerras (I Guerra Mundial, Guerra Civil y II Guerra Mundial) el pasadizo sirvió de escondite para proteger a los habitantes (alrededor de 500 habitantes) que en aquellos tiempos vivían en la villa. Posteriormente este pasadizo sirvió de cementerio, en el que hoy en día se pueden observar los restos de humanos fallecidos hacia el año 1937. Las dos sabanas fueron custodiadas por Mencía en su palacio. Estaban introducidas en un baúl de madera, y dentro de este baúl estaba la sabana, plegada en cuatro partes, con el rostro hacia arriba. Probablemente, Mencía las doblo de esta manera para disimular que eran unas mortajas. Cuando Mencía creía que iba a morir, cruzó el pasadizo y depositó el baúl en la iglesia, detrás de la réplica del cuadro de la patrona. En Abril de 1580, muere Mencía. El año 1905 fue un año de sequía. Los habitantes del municipio temían perder sus cosechas. El pueblo organizó una procesión desde la Ermita, que era donde se encontraba el verdadero lienzo, hasta las eras del pueblo. Dicen que el acompañamiento a esta procesión fue impresionante, más de tres mil almas. El milagro no tardó en producirse: Eran las cuatro de la mañana de otro día, cuando la voz del sereno anunció la lluvia. Un grito, ¡Viva la Virgen de Belén!, acompañado de varias salvas de escopeta. La iglesia en aquel momento abrió sus puertas de par en par y las campanas empezaron a voltear. Sacaron a la Virgen con un plástico que llevó un vecino. Al comenzar la época de robos, hacia el 1934, la réplica del cuadro se preparó para cambiarla de lugar, pues desde aquel milagro, el pueblo se dio cuenta de la grandeza que tenía aquel lienzo. El cambio sería el siguiente: Al estar la Ermita en la periferia del pueblo y temiendo los fieles que pudieran asaltarla, se pondría en la Ermita la réplica y en la Iglesia, al estar en el centro se pondría el verdadero. En la iglesia nunca se había tocado el cuadro de la virgen por detrás y cuando lo cogieron, vieron un baúl cerrado. Lo abrieron y vieron un rostro, pero no le dieron importancia a aquel descubrimiento. Una vecina del pueblo, que en aquel momento se encontraba en la iglesia, las cogió y se las llevó a su casa y cuando abrió el baúl, quedó sorprendida pues cuando llegó a extenderlas se dio cuenta que no era solamente un rostro, sino que era el cuerpo completo de una persona (en aquel tiempo, pensaba la mujer que era el de Jesús). La mujer guardó el secreto y no dijo nada. Esta mujer le dio un pequeño trozo de sábana a cada hijo cuando se marchaban a la guerra. Estos hijos tuvieron el trozo de tela en el bolsillo y cuando volvieron del frente volvían intactos y sin ningún desperfecto, pero los dos trozos que estaban seguros de llevarlos en el bolsillo habían desaparecido. La mujer después de la Guerra, las dobló tal y como se las habían encontrado, las depósito en el baúl y las devolvió a la iglesia, donde las depósito en el armario de la sacristía. El descubrimiento en nuestro siglo, fue en el año 2001, cuando D. Andrés Santiesteban se puso a cargo de la parroquia de Noalejo. La narración del párroco es la siguiente: Unos de mis primeros días en esta iglesia, estaba ordenando todas las dependencias de la sacristía y me encontré un baúl bastante antiguo, tras mirarlo me di cuenta que eran unas sabanas viejas, arrugadas y sin doblar, las saque, y las extendí. Impresionado por el descubrimiento me di cuenta que eran dos mortajas. Ese mismo día se las enseñe a los fieles, los cuales me dijeron que no las habían visto en toda su vida. Pero cuando les pregunte a los monaguillos, si alguna vez las habían visto, ellos me dijeron que todos los días esperando la hora de misa jugaban con las sabanas a ser fantasmas o a pasárselas de un lado a otro, y cuando el cura los veía no les decía nada, solamente les decía que no armaran tanto ruido. Tras descubrir la reliquia el párroco del pueblo, lo consultó con el ayuntamiento quienes llamaron a los investigadores de la revista “Año Cero”. Estos fueron a Noalejo quienes observaron las dos sabanas. Después de realizar algunas fotografías se marcharon con la curiosidad de porque había dos sabanas iguales. Tras analizar las fotografías se dieron cuenta de que son muchas las diferencias. Se puede observar que los cuerpos son iguales pero los rostros no. La sabana contiene en todo su perímetro unas letras latinas que leyéndolas de al revés, se averigua la fecha de su realización: 1527 El misterio fue mayor, pues cuando las fotografías las conviertes en negativo, la figura se convierte en tridimensional, lo mismo que sucede con la de Turín. Hoy en día se sigue investigando sobre estas sabanas pues, ¿Quién hizo esta obra de arte? Pues el artista que lo hubiese realizado, se adelantó a los tiempos, en los cuales inventaron la técnica de las tres dimensiones. Se le realizarán algunas pruebas para averiguar la fecha por el procedimiento del carbono 14.
 
La Ermita junto con la Iglesia son monumentos importantes de la historia de Noalejo.  
Los más ancianos del pueblo recuerdan en su ermita a la Virgen de Belén, con una pequeña obra que se encuentra situada en el interior del templo.
Fue construida en el interior del cementerio bajo el nombre de San Marcos y no se sabe muy bien porque llega a derruirse, aproximadamente hacia 1899. El ayuntamiento ofrece para levantarla de nuevo el terreno necesario, en unas tierras colindantes al cementerio, a cambio de emplear este terreno para ensanchar el cementerio.
Esta cesión, unida a las diversas limosnas da lugar a la construcción de la nueva ermita, abierta al público hacia octubre de 1910. En años posteriores sería objeto de diversas remodelaciones. La última hace escaso años, como se puede observar, la fachada es reciente, mientras que el lateral es más antiguo.
Está formada por una nave rectangular con un pequeño campanario en su fachada principal que lo ocupan tres campanas que se instalaron en su última remodelación, hacia 1980.
La fachada lateral es de piedra vista con pequeños ventanales que dan luz a dicha nave. Otra pequeña ventana situada en la Sacristía a la derecha al fondo de la nave.
Al lado de dicho lateral hay una fuente que llega directamente del nacimiento; se dice que tiene propiedades curativas (hecho nunca probado), pero sirve de pretexto para que los vecinos de esta villa se acerquen a ver a la Virgen y bebamos de dicha agua.
En el mes de mayo, (mes dedicado a la Virgen) se dice misa en dicha ermita, hecho muy bien acogido por todos los fieles devotos a Nuestra Señora de Belén.
 
El Ayuntamiento, edificio, que año tras año, siglo tras siglo, ha estado protegiendo y vigilando por nuestro futuro, con su mirada de fría piedra opaca, y su sueño casi medieval. El Ayuntamiento de Noalejo, se construyó a finales del siglo XVI, y primeros del siglo XVII. en un principio fue un convento, fundado bajo la advocación de nuestra señora de la Asunción. A ello se debe la pequeña imagen que preside la fachada. Se cree que los frailes pertenecían a la Orden de San Francisco de Paula. En el siglo XVIII se convierte por primera vez en la CASA DEL CONSEJO. La construcción original es un edificio de tres plantas y espadaña, para albergar una campana con tres crujías, tenia distintas dependencias y un patio central. En 1845 se le realiza la primera reforma y se convierte en una de las mejores casas del pueblo, según datos de Pascual Madoz (diccionario geográfico – histórico). La fachada, toda ella incrustada en piedra, nos remonta a siglos pasados y tiempos remotos. Encumbrada sobre ella una pequeña torre, saluda con su enorme campana y marcaba a los campesinos la hora del ángelus, o el añorado almuerzo. Un reloj blanco cristalino, de enormes números negro azabache, parece haber detenido el tiempo, pues hace años que no funciona. En su interior un gran recibidor, abría la puerta de madera de roble (aún se conserva la misma), al igual que las ventanas, alargadas y el balcón de hierro gastado y envejecido.
 Al lado derecho se veía una gran escalera imperial de dos metros, inmensa y majestuosa, nos elevaba a la segundo planta, concretamente al lado derecho, donde el despacho del alcalde y la administración recibían a los campesinos. En el ala izquierda, se encontraba el salón de plenos, el cual tenía una alzada del suelo de unos metros para que la figura del alcalde se ponderara. A su lado más bajo la mesa redonda de los concejales, rodeada de sillas. Entre la puerta de la entrada y la mesa de los concejales se hallaban tres postes de madera, sujetando un cordón rojo que separaba a estos de la gente que acudía al pleno. Presidiendo esta sala vemos un cuadro del escudo del pueblo, donde nos muestra el señorío de este mayorazgo, reñido entre los reinos de Granada y Jaén. A su lado un antiquísimo retrato de un señor duque ilustre de la villa, FERNANDO NUÑEZ, que nos mira con ojos serenos y severos.
En la tercera planta durante algunos años, se instalaron las escuelas, a las cuales se acedía por otra escalera en la parte izquierda. Aun suenan las risas, los alborotos y las lecciones que inundaban cada mañana, junto con el gorgoteo de las palomas que picoteaban en la fuente que preside el pequeño patio interior. Con el tiempo y tras construirse escuelas en la parte alta del pueblo, los salones se convirtieron en archivos de documentos, libros y toda clase de cosas antiguas, un pequeño museo polvoriento. El juzgado se encontraba a la entrada al edificio, exactamente donde se halla ahora. A continuación estaba el sindicato, donde cada vecino se informaba sobre todo lo referente a su situación como labrador. También a la entrada, en la izquierda encontramos dos cárceles, parecidas a mazmorras. Eran estas oscuras y con solo una puerta recia, con su rejilla correspondiente. Su techo era una enorme bóveda que cubría de un lado a otro del edificio. Esta cárcel se utilizó en la guerra, con bastante frecuencia, al igual que algún que otro vecino, al que la borrachera le había subido el vinillo.   La siguiente reforma se hizo en 1985, siendo alcalde Cesáreo Titos Arriaza, y el constructor Rafael Algar Torres. Se limpio la fachada, los recercados de piedra (estaban pintados de cal) y la torre, que se hallaba un poco inclinada se desmontó, enumerando las piedras y se volvió a montar. El interior se reformó de forma muy parecida a la actual, desapareciendo la escalera imperial, y muchas otras dependencias. También se dice que existía un pasadizo que unía el ayuntamiento con la iglesia, pero fue enterrado por miedo a que se derrumbara. Se cree que este pasadizo sirvió para que el alcalde escapara en ocasiones del asedio enemigo. La última reforma fue hecha por el actual alcalde Antonio Morales Torres, ha sido una pequeña remodelación de varias estancias. No se conoce quien fue su primer alcalde, quizás su nombre se encuentre olvidado en algún libro perdido en el archivo de la tercera planta , pero si sabemos que hubo muchos mas que le sucedieron , unos con mas celo por su pueblo, otros mediocres, pero si he de señalar que bajo este edificio de piedra, se esconde las raíces, la historia de un pueblo, que se fundó en 1533, y bajo su techo se han escuchado: suplicas, alegrías, tiros, guerras, conspiraciones, trampas, e ilusiones. Para que Noalejo camine hacia el futuro, con prosperidad, siempre unido a su tiempo y a su historia, pues gran parte de lo que ahora es, se debe a su ayuntamiento, a los alcaldes, y los equipos de gobierno, que lucharon, gritaron y vitorearon el amor por su pueblo y por la gente que en el vive.
 
Galería de Imágenes
 



Ayuntamiento de Noalejo

Información Legal | Accesibilidad